miércoles, 9 de mayo de 2018

SEVILLA



Sevilla tiene un color especial,
y un calor,
y un sabor,
y su olor a azahar.

Sevilla tiene sus gentes,
y su río Guadalquivir,
y Triana,
y La Giralda,
y el Parque María Luisa,
y . . . . . . .

¡Cuanto me gusta Sevilla ! 

 

domingo, 15 de abril de 2018

EL "ARGAYÓN" DE ANZÓ


Una tregua en el tiempo de este "invierno de abril" y me voy a conocer de primera mano que fue lo que sucedió en Anzó, donde una montaña se nos derrumbó, con gran perjuicio para los habitantes de la parte alta de la Cuenca del Nalón.
Aparco en la zona del Pedroso, al final de Rioseco, a donde se llega desde el centro de Asturias por  la autovía A-66 en dirección a León, para abandonarla en Olloniego y continuar por la AS-244 hasta Langreo donde seguiremos por la AS-117 hasta Rioseco en el concejo de Sobrescobio.


Comienzo a caminar en el mismo lugar donde se encuentra el panel de la ruta CALZADA ROMANA DE SOBRESCOBIO, pero, ahora, por la carretera AS-117 que no tiene tráfico puesto que no se puede pasar del lugar del derrumbamiento.



Para pasar a la otra parte, hay que tomar en el Merendero de Anzó una pista de hormigón, con fuerte pendiente, que ya es conocida por pertenecer a la ruta del CAMÍN DE ACÉU que ya hicimos en otra ocasión.

Desde la parte de Rioseco, apenas se puede ver el desprendimiento, opero de la parte de Caso ya es otra cosa. La reseña de la ruta la hago desde este lado de vuelta.



Parte de la montaña se ha caído sobre la carretera, pero aún se percibe que puede ser mucho más lo que puede seguir cayendo.



El lugar por el que se puede pasar está bien señalizado y nos advierte de las dificultades que podemos encontrar. Hoy hace un día bueno, pero me imagino las dificultades con lluvia.





Cruzamos el río Barranco o Anzó, que baja precioso y vierte sus aguas al Nalón a los pocos metros.





De inmediato comienza la subida por un bonito camino. 







La subida es constante y, en algunos tramos, cuenta con un buen empedrado.





Un panel nos indica que estamos en el Lugar de los Infiernos, de la antigua calzada que hicieron los romanos para el paso hacia y desde la Meseta por el puerto de Tarna.





Al llegar a la parte más alta, unos indicadores  nos ofrecen la posibilidad de continuar hacia Rioseco por el Camín del Acéu o bajar al pueblo de Anzó y posteriormente a la carretera.





La bajada es por una pista de hormigón con buena pendiente, que pronto nos lleva al pueblo de Anzó, a través de un bonito bosque de castaños.




Llegamos a la carretera y, por la misma, volvemos hacia el lugar de comienzo, siempre al lado del río Nalón.





Central eléctrica de Tanes

La ruta en el mapa del IGN

Perfil de la ruta (solo vuelta)

Ha sido un bonito paseo de 5,04 kilómetros.
Ganancia en altitud 210 / -224 metros.
Pendiente máxima 49,7 / -63,1 %.
Pendiente media 10,7 / -9,7 %.
La ruta se hizo el 6 de abril de 2018.

domingo, 25 de marzo de 2018

VENEZIOLA


Siete millones de años tardó la naturaleza en conformar La Manga del Mar Menor, con sus aportaciones de materias y y sus volcanes ayudando, y llegamos a 1855, cuando la falta de dinero en el estado, hace que se acometa la desamortización de Mendizabal.
Estos terrenos, que eran del estado, se subastan y son comprados por los habitantes de la zona que, a su vez, los venderían algo más tarde a la familia Maestre.
En 1956, Tomás Maestre Aznar comienza la conversión de La Manga en un lugar turístico internacional, una vez que tiene la concesión sobre todos los terrenos y deja en manos del arquitecto Bonet, la realización del proyecto, y recibe el apoyo de los alcaldes de Cartagena y San Javier, así como del Ministro de Turismo Manuel Fraga.



Nosotros vamos a conocer la parte norte que recibió el nombre de Veneziola y donde el arquitecto trato de imitar la Venecia italiana.



Se hicieron canales con calado para embarcaciones bajas y a su lado hay muchas edificaciones individuales con embarcadero particular a estos canales y salida al mar.






Hasta se construyó un puente llamado de la Risa, para cruzar la Gola del Charco que es de origen natural.


Puente de la Risa

Tras cruzar el puente, llegamos al final de La Manga donde encontramos gran cantidad de islotes y las Encañizadas, que reciben su nombre de una forma de pesca tradicional.





Nosotros no podemos continuar y hemos de conformarnos con ver en la distancia la torre y, más allá en la otra orilla, San Pedro del Pinatar.



Pasamos al Mar Menor y volvemos por la playa Veneziola, hasta el lugar de la Gola del Charco.








Una vez llegado al Puente de la Risa, vamos a los canales centrales para después ir a las playas del Mar Menor en busca de Puerto Maestre y del Puente del Estacio.









En el Puente del Estacio vamos a dar por finalizada la ruta y tratar de ver como se abre el puente para el paso de los barcos. Nos dicen que se abre en las horas pares, si es que hay barcos para salir hacia el Mediterráneo. No hay suerte y tendremos que volver dos días después para contemplar la operación.


Puente del Estacio



La ruta en el mapa del IGN

Ha sido un bonito paseo de 8,03 kilómetros.
Hicimos la ruta el 22 de febrero de 2018.