miércoles, 22 de noviembre de 2017

SENDA DEL CELORIO


Después de casi un mes, vamos a volver a la actividad con un bonita ruta por tierras leonesas.
La ruta está inspirada en el relato "Celorio el de Geras. Tú sabes." del escritor leonés José María Menéndez López y, durante el trayecto, nos encontraremos paneles con trozos de la citada obra.
Para llegar al comienzo de la ruta en Geras de Gordón, salimos de Asturias por la carretera nacional 630 hasta poco antes de Pola de Gordón, donde nos vamos a la derecha por la carretera L-473 hacia Geras. Entre los kilómetros 8 y 9 vemos un lugar para aparcamiento y el panel de comienzo de la ruta.



La mañana se presenta muy fría y comenzamos a caminar con una temperatura de -2º y una helada de impresión en los prados.



Una ancha pista nos va llevando en dirección este con ligero desnivel de subida.




Y pronto empezamos a encontrarnos los paneles con trozos de "Celorio el de Geras. Tu sabes".
La obra se puede leer aquí.


Frente a nosotros se encuentra un picacho que nos llama la atención, pero que desistimos de subir por esta parte, debido al hielo que tiene, y que lo haremos por el lado contrario que ya le da el sol.


Peña el Aveseo


Miramos atrás para ver como nos alejamos de Geras que ya está perfectamente soleada.


Ceñera de Gordón


Llegamos a las praderas de La Misná y vemos la gran escultura de una mano, obra de Amancio González Andrés, y que, en este momento, parece encontrarse en fase de reparación.



A nuestra derecha se encuentra la Peña el Aveseo (1295 m.), que ya habíamos visto por la otra cara, y que carece de dificultad y promete buenas vistas del entorno.



Son unos pocos minutos y, por esta cara, solamente cincuenta metros de desnivel, para encaramarse a lo alto de la peña y las vistas bien merecen la pena.


Peña el Aveseo

Al este tenemos Paradilla de Gordón y al oeste Geras de Gordón.


Paradilla de Gordón

Geras de Gordón



Volvemos a la senda del Celorio y llegamos al  pueblo de Paradilla. La senda termina aquí y la vuelta puede hacerse por el mismo camino o por la carretera, pero nosotros vamos a continuar por la Ruta de los Puertos de Verano.



Pero antes subiremos a la Peña de la Iglesia donde se encuentra la iglesia local.


Iglesia de Paradilla

Un vistazo hacia atrás nos permite ver parte del recorrido ya hecho y de la Peña el Aveseo.


Peña el Aveseo


Seguimos rumbo este por buena pista que sube y baja continuamente y rodeados de árboles que presentan un color espectacular.





Poco tiempo después, vemos bastante por debajo de nosotros el pueblo de Cabornera y una flecha en el suelo que nos indica un sendero para bajar a este pueblo, pero nosotros lo obviamos y continuamos por nuestra pista.


Cabornera

A partir de ahora la bajada es bastante pronunciada pero sigue siendo igual de hermosa.




Llegamos a un cruce y nos vamos a la derecha hacia la carretera que ya tenemos muy cerca.



La salida a la carretera es frente al Campamento Juvenil "Pola de Gordón" que antes se llamaba "Rey Pelayo" cuando, antes de las autonomías, pertenecía a Asturias.



Volvemos al punto de partida por la carretera, lo que resulta muy pesado. Son casi siete kilómetros de asfalto, siempre paralelos al río Casares.


Iglesia de San Juan Bautista en Cabornera

Río Casares

Ermita del Cristo en Geras

La ruta en el mapa del IGN

Perfil de la ruta

Han sido 13,8 kilómetros en 4 horas y 25 minutos.
Ganancia en altitud 571 / -572 metros.
Pendiente máxima 39,4 / -33,1 %
Pendiente media 6,5 / -8,0 %
Altura máxima y mínima 1302 / 1052 metros.
Tiempo en movimiento 3 horas y 48 minutos
Hicimos la ruta el 19 de noviembre de 2017.

viernes, 27 de octubre de 2017

PICO LOS BÍGAROS


Para llegar al comienzo de la ruta, saldremos desde el centro de Asturias por la autovía A-63 hasta su finalización en Dorigas, y continuar por la AS-15 y después por la AS-227 en dirección a Pola de Somiedo. En el km.36 encontramos una carretera a la izquierda que nos llevará a La Farrapona pasando por Saliencia.



En el alto de La Farrapona nos introducimos en el piornal que tenemos en dirección norte, al lado del panel de Principado de Asturias.



Aunque, desde el aparcamiento, no veíamos traza de camino y nos parecía que seria dificultoso caminar en la subida, lo cierto es que una vez dentro de la maleza, el sendero se ve bastante claro y no ofrece más dificultad que la propia de la inclinación.





Nos asomamos al cortante que hay a nuestra izquierda y veo un rebaño de rebecos. Mientras llamo a María Teresa, que viene unos metros más abajo, y preparo la cámara, ellos, que son más listos que yo, se van y solo puedo fotografiar a unos pocos y alejándose.



Una mirada hacia atrás y vemos el aparcamiento bastante abajo y la zona de los lagos con los Albos.




Continuamos subiendo


Los Bígaros

Llegamos a la Pasada Corros al lado del Pico Corros y entramos en una zona llana, muy jitada y que ya nos permite ver el lado contrario de la Sierra de Los Bígaros.


Pasada Corros


Pasada esta parte herbosa, nos enfrentamos a la parte más complicada de la ruta con la necesidad de utilizar las manos en más de una ocasión. Desde luego, el paso no es apto para personas con vértigo, si además añadimos fuertes rachas de viento en la crestería.





La parte final a la llegada a la cumbre, aunque bastante pendiente y pedregosa, no es complicada si exceptuamos las rachas de viento.


Cima de Los Bígaros


La visión desde la cima es impresionante, sea cualquiera la dirección en la que miremos.


Lago de la Mina y picos Albos


Ubiñas


Sierra de Sobia

Desistimos de nuestra intención de continuar hacia el Pico Muñón, al ver que nos cuesta trabajo sacar las fotografías por culpa del viento y decidimos , después de dar un último vistazo hacia atrás, desde la Pasada los Bígaros, emprender la bajada al Puerto de la Mesa.


Pico Michu, Peña Negra y a la derecha Pico Muñón

Vista atrás de la llegada a la cima del Pico Los Bígaros


Carretera de subida al alto de La Farrapona

La bajada es bastante pendiente y con mucha piedra suelta.


Puerto de la Mesa


Llegamos al Puerto de la Mesa y pasamos al lado de León por la portilla que hay al lado del Mojón de Camín Real.




Por esta ancha pista que es el Camín Real de la Mesa, nos dirigimos, en constante bajada, hacia el pueblo de Torrestío, siempre en paralelo al Reguero del Puerto de la Mesa.



Son poco más de 4 kilómetros, con la vista siempre puesta en las Ubiñas.





El pueblo es bonito pero parece abandonado y cuando al fin encontramos a dos personas y preguntamos si hay bar para tomar algo fresco con nuestra comida, nos responden: "hoy no".


Curiosa señal


Torrestío

Hay que seguir y nos vamos por una pista-carretera que sale del pueblo en dirección oeste.




Vamos subiendo al lado y en dirección contraria del río Traspando.



El capricho de las piedras


Llegamos al aparcamiento de La Farrapona donde empezamos nuestra ruta hace unas horas.



La ruta en el mapa del IGN
 
Perfil de la ruta

Han sido 10,61 kilómetros en 5 horas y 54 minutos incluidas varias paradas.
Ganancia en altitud 698 / -699 metros.
Pendiente máxima 47,9 / -73,9 %
Pendiente media 12,8 / -13,0 %
Altura máxima y mínima 2045 / 1360 metros.
Hicimos la ruta el 24 de octubre de 2017.